Coaching

5 Señales De Que Te Estás Conformando Con Menos De Lo Que Mereces

Te recomiendo que hagas espacio en tu vida para lo que realmente mereces, en lugar de conformarte con un compromiso “di que confortable”

Hace unos años atrás, andaba de compras porque quería comprarme un set de chaqueta y pantalón rojo. El color, el estilo y la tela eran perfectos. Pero la tienda no lo tenía en mi “size”. Pero como siempre pasa, tenían el mismo set en color vino, el cual no me gustaba mucho. Luego vi un par de zapatos negros que combinaban muy bien con el set, (tampoco me volvían loca). Así que, ¿adivina qué? Los compré los dos. Tenía miedo de que no fuera a conseguir nada más, así que me conformé… (No te sorprenderá para nada que nunca me puse el set ni los zapatos, ¿o te sorpende?)…

Estoy segura que has escuchado el refrán que dice: “Más vale malo conocido, que malo por conocer”… Aquí va la pregunta de los 64,000 mil chavitos: ¿Por qué siempre escoger lo malo? ¿Por qué no darme a mi misma sólo cosas buenas?

Cuando nosotras creemos que no podemos tener lo que deseamos – cuando no tenemos fe en nosotras mismas ni en las bondades de la vida para mí – nos conformamos con poco menos de lo que nos merecemos. Decidimos entonces que “cualquier cosa que se ponga de frente es mejor que nada”. Pero créeme cuando te digo que cualquier cosa mejor que nada, no es suficiente.

Muchas veces veo mujeres conformarse con menos de lo que merecen en sus relaciones personales; aceptan un mal comportamiento, aceptan excusas baratas que rompen promesas y compromisos, justifican personas que toman más de lo que dan. ¿Por qué? Porque nos enseñaron y crecimos aceptando estas cosas y pues no es cómodo aceptarlas, nos acostumbramos a ello.

Es por eso que algunas veces es tan fuerte el darnos cuenta que estamos conformes. Cuando nos decimos a nosotras mismas que “las cosas están bien”, rápido nos olvidamos que pueden estar mejor.

Aquí algunas cosas que te pueden hacer saber que te estás conformando con menos de lo que mereces:

  • Cuando tienes que forzarte a ti misma a entrar en un estado de “excitación” y alegría, en lugar de experimentar el gozo y la pasión de forma natural, probablemente te estás conformando.
  • Cuando “negoceas” contigo sobre lo que puedes hacer porque no tienes, en lugar de sentirte agradecida por lo que ya tienes, probablemente te estás conformando.
  • Cuando tu enfoque está en el tiempo, la energía y el esfuerzo que has invertido, en lugar de en el amor, gozo y gratificación que estás ganando, probablemente te estás conformando.
  • Cuando estás dando excusas de porqué te estás quedando ahí, en lugar de ir por lo que realmente quieres, probablemente te estás conformando.
  • Cuando pasas más tiempo quejándote de lo que tienes que apreciándolo, definitivamente te estás conformando.

Pero de todo aprendemos algo. Cuando nosotras realizamos que nos hemos estado conformando descubrimos en qué verdaderamente creemos. Aprendemos cuan vulnerables somos a las influencias externas y como nos hemos acostumbrado a no merecer la plenitud y la felicidad porque muchas veces nos conformamos cuando otros nos convencen que es lo mejor que podemos hacer.

Más importante aún, aprendemos que no estamos firmes en nuestra identidad y verdad. Apoderate de esta información, nosotras podemos tomar nuevas decisiones que apoyen nuestros deseos – empezando por creer que podemos tener lo que realmente merecemos y queremos.

Un abrazo bien apreta’o de corazón a corazón.

Share this: