Coaching

15 Pequeñas Formas En Las Que Somos Culpables de Auto-Sabotaje Desmedido

 

¡Hola! Por aquí retomando mis artículos luego de varios procesos vividos… después te cuento.

Todas nosotras somos culpables de auto-sabotearnos ocasionalmente, ¡y ni cuenta nos damos a veces! Es por eso que es tan peligroso y destructivo si lo dejas pasar “con ficha” como decimos nosotras las boricuas.

Lo principal a recordar es que el auto-sabotaje está por completo en tu cabeza y no tiene nada que ver con la persona que en realidad eres. Un estudio del 2007 de la Universidad de Toronto encontró que la gente que logró más de lo que ellos pensaban que podían lograr, son más propensas a fallar a largo plazo.

Pero vamos a hablar de como evitar este peligro. El primer paso es admitir que tienes un problema, así que toma un tiempo de búsqueda interior y mira a ver si reconoces cualquiera de estos 15 comportamientos de auto-sabotaje.

  • Miedo al éxito – este es uno con lo que todas estamos familiarizadas. Tu miedo puede ser tu mayor obstáculo en tu ruta al éxito.

 

  • Obsesión por la perfección – estar atenta a los detalles es algo bueno. Enfocarse demasiado en los detalles súper particulares y rehusarte a avanzar hasta que todo esté “perfecto” es algo muy malo.

 

  • Ayudar a otros para evitar ayudarte a ti misma – si eres alguien con quien todo el mundo puede contar, esa mano que siempre ayuda, esa que no sabe decir que no….cuidado. Asegúrate que no estés usando los problemas de los demás para evitar trabajar los tuyos.

  • Auto-conversación negativa – el hablarnos de forma negativa a nosotras mismas es uno de los comportamientos más comunes de auto-sabotaje. Ponle un “hasta aquí”, “PARE”, “no más”, a tu voz interior que te dice que “no eres lo suficiente bonita, talentosa, o capaz”. ¡Esa voz te está mintiendo!

 

  • Decirte cosas negativas en voz alta y publicarlas – cuantas veces al día dices “como soy tan torpe”, “como yo sé que no puedo”, “yo soy tan bruta”, “ella es mucho mejor que yo en eso”… Cierto o no, di estas cosas varias veces y todos los demás comenzarán a creer que eres incompetente.

 

  • Procastinar – la procastinación es un asesino silencios. Si tienes que trabajar en un gran proyecto que quieres alcanzar y en lugar estás jugando a la empresaria o revisando emails viejos, ¡detente!

 

  • La excusa de que tengo un mal día – antes de que te comas una caja entera de chocolates, un galón de helado o una pizza entera, recuerda que un mal día no es realidad una excusa para romper tus nuevos hábitos o dieta. Si lo haces, sólo te sentirás peor contigo misma más tarde.

 

  • Creerte “wonder woman” y no pedir ayuda – a nadie le gusta admitir que necesita ayuda pero todas necesitamos un “empujón” de vez en cuando. ¿Por qué complicarte la vida y arriesgarte a cometer errores sin no tienes por qué hacerlo?

 

  • Rutina o Inercia – esa zona aburrida con la que estás tan cómoda se siente más segura que aventurarte a lo desconocido, pero piensa en todo lo que te estás perdiendo por no atreverte a intentarlo.

  • Hacerte la dura y tratar mal a los demás – yo lo sé, da miedo ser vulnerable y que la gente entre y te haga daño. Pero ser grosera y alejar a la gente para evitar ser lastimada es efectivo pero muy solitario.

 

  • Vivir en negación – la negación es extremadamente difícil de reconocer en nosotras mismas. Si una situación no te hace sentir bien, haz una buena evaluación y busca qué no estás viendo. Puede que no te guste de momento, pero muchas veces es la única manera de seguir avanzando.

 

  • Compararte y compararte – un poco de competencia es bueno, y mirarla de vez en cuando nos ayuda, pero compararte con otras y sentir que te estás quedando atrás es auto-sabotaje.

 

  • “Mía culpa” – el juego de la culpa es una reacción normal, buscar a quién culpar cuando las cosas nos salen mal es una cosa casi inevitable, pero la gente te respetará más cuando aprendas a aceptar y a admitir tus errores.

 

  • Exceso de compromisos – amiga te repito, no eres la Mujer Maravilla. Comprometer de más tu tiempo y tus recursos es sólo prepararte para el fracaso.

 

  • Vivir en el eterno fracaso – hablando del fracaso, déjame decirte que sucede. Reconócelo. Acéptalo. Aprende de él. Sigue adelante.

Bueno amiga querida, espero que puedas ver si alguno de estos comportamientos está presente en tu diario vivir y que los puedas eliminar de inmediato. Y recuerda, somos mujeres normales que enfrentamos millones de cosas al día pero podemos superarlas. Y si decides trabajar algunas de esas cosas y necesitas ayuda, por supuesto puedes contactarme y trabajamos ese camino juntas.

Un fuerte abrazo!

Zoraida Carcano blazer rojo

 

Share this: